caminodemadrid-etapa1

BY IN Sin categoría NO COMMENTS YET

torres kio madrid plaza castilla

En el Camino de Madrid a Santiago de Compostela la naturaleza es protagonista nada más
dejar la gran ciudad. Fuencarral linda con el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares
y el campo rápidamente rodea al peregrino. A tan sólo doce kilómetros de la Puerta del Sol el
cereal se adueña del paisaje salpicado de almendros hasta llegar al muro del Monte del Pardo,
extensa finca perteneciente a Patriminio Nacional que alberga un importante bosque mediterráneo:
encinas, fresnos, alcornoques, etc, repleto de fauna: águila imperial, cigüeña negra, conejo,
gamo, ciervo, jabalí, etc, a cuya vera discurre nuestra ruta hasta Tres Cantos.

De aquí a Colmenar Viejo primero hay que descender al arroyo Tejada y recorrerlo aguas arriba
a la sombra de su siempre verde bosque de galería, que contrasta con el cereal de las tierras
más altas. Ya abandonado el arroyo, en una lenta subida a Colmenar Viejor veremos cómo
el cereal se alterna con el pastizal y aparecen las primeras cabezas de ganado vacuno.

Los madrileños van a poder peregrinar a Santiago de Compostela desde la puerta de su casa o bien comenzar el recorrido desde la Catedral de la Almudena o la Iglesia de Santiago para solicitar allí la bendición del peregrino.

La primera parte del recorrido es un recorrido totalmente urbano. Desde Plaza de Castilla, lugar donde encontraremos la primera flecha amarilla, hasta el cementerio de Fuencarral, nos toparemos con asfalto, coches, ruido, cruces, rotondas… todo una amenaza para el peregrino.

mojon colmenar viejo 642km
Saldremos de Plaza de Castilla en busca de la primera flecha amarilla, la cual se encuentra en una farola justo en frente del Rodilla, dejando atrás a las famosas Torres Kio y siempre en dirección norte por el Paseo de la Castellana, hasta llegar al Hospital de la Paz desde donde tendremos unas asombrosas vistas de los rascacielos que dominan el cielo de Madrid.

Allí tendremos que girar a la izquierda por la calle del Arzobispo Morcillo para posteriormente tomar la calle Pedro Rico la cual nos llevará a un paso elevado que tendremos que cruzar para superar la M30 y la M607. Trás pasar el puente
deberemos girar a la izquierda tomando una vía que pasa por delante del Hospital Ramón y Cajal. Subiremos una cuesta
y en seguida estaremos cruzando las vías del tren para inmediatamente cruzar un semáforo y empezar a caminar por un andadero siempre pegado y paralelo a las vías de de línea de ferrocarril. Al terminar el andadero seguiremos de frente hasta llegar a la calle San Cugat del Vallés. Nos adentraremos en un pequeño parque y siguiendo las flechas nos encontremos con otro puente sobre la M607 que tendremos que volver a cruzar.

Hemos dejado atrás el madrileño barrio de Fuencarral y el barrio de 3 olivos para adentrarnos en un nuevo barrio de nueva construcción, el barrio de Montecarmelo. Es en este barrio donde se encuentra el cementerio de Fuencarral el cual rodearemos por la derecha siguiendo el Camino de la Cañada, que hace de frontera entre la gran urbe y el camino rural que nos espera hasta Colmenar.

Por fin el peregrino comienza a caminar a través del campo dejando atrás el bullicio de la Capital de España.
A partir de aquí nos introduciremos por caminos y pistas de tierra que discurirán entre campos de cereal. No olvide de vez en cuando mirar hacia atrás para contemplar las vistas que dejamos atrás de los rascacielos de Madrid.

Pronto alcanzaremos la antigua estación de tren de Valdelatas que puede ser superada a través de 2 caminos diferentes. Cualquiera de los 2 nos dejan en el mismo lugar, pero recomiendo escoger el que está marcado con la letra “B”. Hasta que lleguemos a Tres Cantos vamos a tener varios compañeros de viaje: la línea de alta velocidad de ferrocarril, la autovía de Colmenar Viejo y el carril-bici. Durante un corto tramo, poco después de haber pasado la estación de tren de El Goloso, el Camino de Santiago coincidirá con el carril-bici hasta la entrada de Tres Cantos. Si decidimos no entrar en Tres Cantos tendremos que girar a la izquierda dejando atrás el carril-bici.

El Camino sigue su trazado descendiendo por una vaguada hasta llegar a una pista bien señalizada, la cual atraviesa el arroyo Tejada. Trás cruzar en numerosas ocasiones el río Manzanares, y después de varios kilómetros recorriendo varias vías pecuarias llegaremos a Colmenar Viejo a cuya población se accede por el cementerio de Santa Ana. Trás una larga cuesta, llegaremos a divisar la basílica de Colmenar y nos toparemos con la Ermita de Santa Ana. Aquí tendremos una fuente donde refrescarnos después de una fuerte subida.

Ya estamos muy cerca de llegar a la basílica. Pero el peregrino tendrá que volver a sufrir con otra fuerte cuesta por la calle de Santa Ana hasta llegar a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.

So, what do you think ?