Saliendo de O Cebreiro, subimos el Alto de San Roque, a 1.270 metros de altitud, uno de los puntos más altos del Camino. Aquí se erige una gran estatua de bronce de un peregrino luchando contra los elementos, apoyado en su bordón y sosteniendo con su mano izquierda el sombrero. Esta obra se ha convertido en uno de los símbolos más importantes de la Ruta Jacobea en Galicia. Es el momento de sacar la cámara para retratarnos junto al colosal monumento al peregrino.