A partir del 1 de abril no se podrá entrar en la Catedral de Santiago de Compostela con mochilas, habrá arcos detectores de metales para impedir que se introduzcan objetos peligrosos y se limitará el aforo de entrada al templo a 1.200 personas. Así lo anunció hoy el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, en la segunda reunión del Órgano de Coordinación Superior del Plan Director de Seguridade del Xacobeo 2010.

Este Año Santo se prevé que visiten Compostela por lo menos ocho millones de personas, por lo que, en principio, el aforo de la Catedral ha quedado fijado por un estudio en 1.200 personas, aunque durante los últimos días de marzo se analizará si es posible que el templo acoja a más gente con garantías de seguridad. La seguridad privada del Cabildo será la encargada de hacer cumplir estas normas, aunque contará con el apoyo de la Policía Nacional.

Se habilitarán varios puntos de consigna para que los visitantes puedan guardar sus mochilas pagando una pequeña tarifa fijada por el Cabildo. Hasta el momento, el único punto confirmado para este fin es la Casa do Cabildo, aunque, previsiblemente, se habilitará otro en la avenida Xoan XXII para las personas que accedan a la ciudad en autobús. De ser necesario, se acondicionaría un tercer puesto en San Martín Pinario. En estos lugares habrá también arcos detectores de metales.

Por otro lado, en Semana Santa se elevará el nivel de alerta al más elevado dada la previsión de que aumente la afluencia de visitantes. La Guardia Civil entrará en esta alerta el 26 de marzo y la Policía Nacional dos días después. Este dispositivo se mantendrá activado hasta el 12 de abril.

El Instituto Armado se reforzará con 26 nuevos agentes en el Camino Francés, mientras que las Comandancias de La Coruña y Lugo acogerán cuatro nuevas patrullas del Seprona, lo que supone 12 agentes más. También se incorporarán dos escuadrones de caballería con 16 efectivos para el Camino. En total, 3.200 agentes vigilarán las diferentes rutas.

En lo que respecta a la Policía Nacional, el mayor incremento de medios se dará en Compostela, donde se concentrarán hasta 400 agentes. Así, llegarán a la ciudad un segundo grupo de UIP con 50 funcionarios y más agentes de unidades especiales, como un equipo de desactivación de explosivos o una unidad de vigilancia canina. Además, se incorporarán agentes del Servicio de Medios Aéreos junto con un helicóptero. De ser necesarias, hay más unidades disponibles.

Este nivel de alerta más elevato volverá a activarse durante los meses de verano y con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI el 6 de noviembre.

Balance positivo

El delegado del Gobierno hizo un balance positivo de la aplicación hasta el momento del Plan Director. Louro recordó que desde el 1 de enero tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil han ido incrementado sus efectivos, especialmente en eventos como la traslación de los restos del Apóstol y la apertura de la Puerta Santa.

De este modo, Santiago cuenta en este momento con 310 policías, que han intensificado su presencia en el casco histórico y, sobre todo, en el control de los accesos a los principales recintos monumentales. En el caso del Instituto Armado, también han aumentado los controles en las rutas jacobeas, especialmente en puntos como albergues. Todo ello ha permitido registrar un descenso de la delincuencia en la ciudad, con unos indicadores de seguridad “muy favorables”, subrayó Louro.

En este sentido, recordó que el principal objetivo de este amplio despliegue es que los visitantes se sientan “más seguros, a gusto”, y que todo esto requiere un “esfuerzo importante” para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Asimismo, el delegado del Gobierno destacó la “plena sintonía” entre todas las administraciones competentes y la “coordinación” entre los Cuerpos de Seguridad.

Fuente