Los peregrinos que durante estos dos meses realicen las etapas del Camiño Francés a su paso por Galicia podrán decir que la Xunta les informa perfectamente de los lugares por los que tienen que ir para no perderse, pero no podrán afirmar que realizaron la ruta en su totalidad por los lugares que marca las distintas guías.

El motivo de ambas afirmaciones es que la administración autonómica inició la semana pasada las obras de acondicionamiento necesarias en el itinerario que los romeros eligen de manera mayoritaria y la presencia de maquinaria pesada ha obligado a buscar rutas alternativas.

Los trabajos de mejora han propiciado la colocación de una nueva señalización en el camino, unas flechas verdes de un considerable tamaño ubicadas en postes de madera respetuosos con el entorno. En la señal se indica con claridad y en varios idiomas el camino a seguir por los peregrinos para que no se pierdan y sigan sin ningún problema su itinerario.

Esta señalización permanente llama poderosamente la atención a los romeros. La realidad es que está bastante mejor elaborada que la tradicional e induce a menos engaños. Por otro lado tampoco se presta a la picaresca debido a que al colocarse por sorpresa no ha dado tiempo a reaccionar a los imitadores que con tanta maña copian las flechas amarillas para llevar a los peregrinos hasta sus negocios.

Las señalizaciones se retirarán dentro de dos meses cuando concluyan las obras.

Fuente