ONCE pasos, una foto. Así, una y otra vez, incansablemente, a lo largo de 5.000 kilómetros. El artista pamplonés Gabriel Díaz (1968) ha necesitado seis años de trabajo para concluir este trabajo sobre el Camino de Santiago. O los caminos, mejor, porque ha recorrido seis tramos en diversos países de Europa. Después, retocó esas cientos de miles de fotografías, una a una, y las empalmó con la técnica stop motion, o animación fotográfica.

El resultado es la videoinstalación Los Caminos de Santiago en el Camino de Santiago, que se inauguró  el 1 de Julio en la girola de la Catedral de Pamplona. Allí se han instalado seis grandes pantallas en los que se proyectan estos itinerarios. El espectador ve lo que tendría delante de ser él quien caminase.

Gabriel Díaz habla de dos trilogías. Empezó con la del camino europeo, con el tramo de Le Puy a Saint Jean Pied de Port (Francia), de Nuremberg a Ginebra (Alemania/ Suiza) y de Maastricht a Vézelay (Países Bajos/ Francia). “Me pareció tan bonito y me supo tan a poco que empecé a hacer trilogía de los caminos españoles”, explica. Y realizó el camino francés (Desde Navarra a Santiago), el mozárabe (desde Andalucía) y el del Norte (desde el País Vasco).

“Lo más fácil del proceso era andar”, asegura. “Todas esas fotos hay que montarlas una a una, cambiando los ángulos, los horizontales, los verticales… es un trabajo arduo”, admite. De hecho, el montaje no daba para editar más de cuatro minutos de metraje al día. Los vídeos duran entre cuatro y siete horas y media, y están continuamente proyectándose en la Catedral. Al lado, se puede ver un vídeo explicativo del propio autor. “Estos pequeños hachazos [los lapsos entre foto y foto] hacen de ello algo hipnótico, que te atrapa”, explica el autor. “Transmite una sensación de soledad, penetrante y maravillosa”, añade. Todo se ve en silencio, para compensar la saturación de imágenes. Díaz no planificó nada. En el camino alemán, por ejemplo, anduvo dos días con una romería; otras veces está acompañado de un perro. La mayor parte la hace solo. La primera trilogía la hizo en varias etapas, yendo y viniendo, así que aparecen las cuatro estaciones. Dice que recorre el camino y el tiempo.

Fuente