El Camino Mozárabe de Málaga a Santiago de Compostela se ha completado con la señalización de la ruta. Este proyecto, en el que han participado la Diputación de Málaga, la Federación de Asociación Jacobea de Málaga y los grupos de desarrollo local de Nororma, Antequera y Guadalhorce, forma parte de un itinerario que transcurre por seis provincias (Almería, Jaén, Granada, Córdoba, Málaga y Badajoz), en el que se recoge los recursos naturales y paisajísticos, culturales y económicos de las zonas por donde pasa.

En concreto, la ruta mozárabe malagueña va desde Málaga a Cuevas Bajas, pasando por Almogía, Villanueva de la Concepción y Cartojal, y llega hasta Encinas Reales (Córdoba). A través de los Planes de Dinamización Turística de Guadalhorce y Guadalteba, gestinados por la Diputación, se realizó una primera fase de colocación de balizas y se editó el Manual ‘Apuntes y Cuaderno de Campo’ en el que se ofrece una detallada información de los caminos, servicios de cada pueblo, lugares por los que pasa el peregrino y lugares de interés. Estas actuaciones han supuesto una inversión de 75.000 euros.

Esto permitirá la creación de nuevos puestos de trabajo y servirá además para ensalzar el patrimonio de los municipios por los que pasa el Camino. Este proyecto pretende poner en valor un significativo recorrido histórico, ya que es posible que fuera uno de los primeros utilizados para peregrinar a Santiago de Compostela, pues ya en el siglo XI existen testimonios de que los Mozárabes de Al-Andalus usaban este camino para llegar hasta la ciudad gallega.

Cuatro tipo de señales

Para el tramo Málaga-Cordoba que va a Santiago de Compostela se han diseñado cuatro tipo de señales, colocando un total de 79 paneles en los cascos urbanos de los municipios por los que trascurre el camino. La primera señal es la ‘Comarcal’,y aparece para el caminante en el momento de entrar en una nueva comarca.

La segunda es de ‘Callejero’ y se coloca en todas las poblaciones, municipios y pedanías por donde pasa la ruta. La tercera, íntimamente relacionada con la anterior, es la ‘Direccional’, que consiste en un azulejo con la imagen del Camino Mozárabe y una flecha indicando la dirección a seguir.

La última y cuarta señal es la que aporta el punto de información al peregrino. En ellos, prevalecen los datos del ayuntamiento en cuestión, policía local, oficinas de turismo y museos o centros de interpretación.

En definitiva, los paneles informativos de la ruta contemplarán el grado de impacto ambiental en los espacios naturales protegidos por donde transcurre; la adecuada señalización de los recursos patrimoniales asociados que contribuyan a su valorización; la promoción de los productos locales por donde atraviesa el itinerario; y una coherencia de la señalización en todo el tramo que proporcione elementos de seguridad al caminante.

Ruta del Camino

El camino Mozárabe de Málaga aparece en algunos escritos de la Edad Media. El camino recuperado se ha dividido en dos tramos: uno, de Málaga a Córdoba, con un total de 207 kilómetros; y otro, de Córdoba a Santiago, con 1021 kilómetros. La vía comienza en la Iglesia de Santiago de Málaga y pasa por cinco localidades más de la provincia de Málaga: Almogía, Villanueva de la Concepción, Antequera, Cartaojal y Cuevas Bajas, para después adentrarse en la provincia de Córdoba. Actualmente, estas localidades ofrecen las instalaciones deportivas para descansar, aunque ya se proyecta la construcción de algunos albergues.

El camino atraviesa Málaga y Córdoba, se dirige a Mérida y por la Vía de la Plata llega a Santiago. Se sigue en lo posible caminos naturales, vías pecuarias y las huellas de la Vía Anticaria, el Camino discurre por paisajes muy diversos y atraviesan poblaciones de gran riqueza histórica y artística. En Baena entronca con el Camino que viene de Granada.

El Camino Mozárabe de Málaga se trata de una nueva iniciativa turística que además de ofrecer una nueva posibilidad para los peregrinos que quieran hacer el Camino de Santiago, podrá ser utilizado por deportistas y senderistas.

Fuente