Mientras Extremadura se promociona en Fitur, la feria de turismo más importante del país, la Junta cerró el pasado mes sus cámpings y albergues turísticos gestionados por la empresa pública Gebidexsa, perteneciente al grupo Gpex. Se trata de los cámpings-bungalows Aguas Claras, en Valencia de Alcántara (con capacidad para 20 plazas); Tentudía, en Monesterio (30 plazas); y Sierra de Gata, en Gata (36 plazas); y de los albergues ubicados en las localidades pacenses de Fuente de Cantos, Zafra, Puebla de Sancho Pérez y Torremejía, utilizados por peregrinos que realizan el Camino de Santiago a través de la Vía de la Plata. El Ejecutivo regional argumenta que esos contratos han finalizado y no han sido renovados, como ha pasado con otras muchas encomiendas de gestión encargadas a Gpex, y que en la mayoría de los casos esas instalaciones eran poco utilizadas por turistas. En todo caso, está estudiando qué hacer con ellas, según indicó ayer el consejero de Turismo, Víctor del Moral. Lo cierto es que estos alojamientos han generado 40 empleos directos (24 en los cámpings y 16 en los albergues), que ahora están muy pendientes de su futuro.

Según ha podido saber este periódico, en los albergues pernoctaron el pasado año más de 7.000 peregrinos que hicieron el Camino de Santiago a través de la Vía de la Plata, y las ventas se incrementaron durante los primeros siete meses del 2011 en más de un 20%. Además, tan sólo hasta el mes de agosto, y según se recoge en el informe de memoria de los presupuestos de Gebidexsa, los campamentos públicos de turismo alcanzaron una cifra de negocio de 249.690 euros, cifra similar a la del 2010.

Cabe destacar que los albergues son edificios singulares que pertenecen al patrimonio histórico-artístico, como el de Torremejía, una casa-palacio del siglo XVII restaurada hace pocos años; o el de Puebla de Sancho Pérez, situado en una de las alas de la ermita de Nuestra Señora de Belén, del siglo XV y ampliada en el XVI y también rehabilitado por la Junta de Extremadura con fondos de la Unión Europea.

Esta decisión del Gobierno extremeño, contrasta con las recientes declaraciones del propio Del Moral alabando los buenos datos turísticos de la región de enero a septiembre del pasado año y a falta de conocer los del último trimestre.

 

ANTECEDENTES La noticia llega después de que se conociera la supresión del proyecto Marca Extremadura y la paralización de centros de interpretación.

Por otro lado, el Pacto Social y Político de Reformas por Extremadura, aprobado también por el PP, encuadra al turismo dentro de los sectores emergentes y lo califica como un “sector transformador de nuestra economía y como palanca de otros sectores productivos. La diversidad de nuestra naturaleza, el agua, la abundancia de patrimonio histórico-artístico, el paisaje rural integrado en los ecosistemas de dehesas y bosque mediterráneo y la cultura son las principales garantías de éxito de un sector aún por explotar”.

 

Fuente