Autor Tema: LA VÍA DE LA PLATA: NO ES SÓLO MÉRIDA-ASTORGA (1ª Parte, Introducción).  (Leído 3061 veces)

Diego Muñoz Hidalgo

  • Nuevo
  • *
  • Mensajes: 5
  • Karma: +1/-0
    • Ver Perfil
    • Email
          Aunque no es un tema estrictamente jacobeo, he creído oportuno mandaros esto pues de algún modo nos afecta, ya que el Camino Mozárabe de Santiago va por este trazado.

          Le dedico este escrito, con todo cariño, a todos los que afirman que la Vía de la Plata sólo es de Mérida a Astorga. Espero que una vez que leáis esto reflexionéis y corrijáis vuestro punto de vista, y os acerquéis con más amplitud de miras a la realidad que la Historia nos brinda en este multicolor camino.

          A los que estéis de acuerdo con este escrito os pediría le dierais la máxima difusión, gracias.

          También sería oportuno que este artículo valga para corregir los textos que tengáis en vuestras web y blogs.


Diego Muñoz Hidalgo

(Historiador y Escritor)
Amigos de la Vía de la Plata-Camino de Santiago
606-19 45 82
diegobeturiense@hotmail.com  
www.viaplata.org
http://boards5.melodysoft.com/app?ID=viadelaplata


LA VÍA DE LA PLATA: NO ES SÓLO MÉRIDA-ASTORGA.

          Son ya más de veinte años los que unos pocos amigos llevamos dedicando nuestro tiempo al estudio, recuperación, defensa y promoción de la Vía de la Plata. Años más tarde fundamos, en 1991, las asociaciones de Amigos del Camino de Santiago-Vía de la Plata. Fruto de todo ello fue la primera Guía de este camino (1º Edición: 1994; y última: 2001); y, a nivel personal, un librito de poesías y dibujos sobre sus bellos rincones y monumentos (ver Bibliografía al final). También su total señalización desde Sevilla hasta Astorga, camino romano real; y el ramal medieval-jacobeo: Moreruela-Sanabria-Orense-Santiago.  Pero, sobre todo, hemos salvado miliarios y kilómetros de calzada romana de las garras de las obras de la Autovía, proyectos privados, etc. También hemos promovido su recuperación por parte de nuestras instituciones, y su defensa con la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), aún en trámite por las administraciones autonómicas relacionadas, etc.

          Toda esta labor ha dado como resultado que la Vía de la Plata haya dado la vuelta al Mundo y se hayan editado múltiples guías en muchos idiomas; y que hoy sea hollada por corazones venidos de todos los rincones del planeta, sean como peregrinos a Santiago de Compostela, o para conocer la maravilla cultural y natural que se esconde en sus sendas. Sobre todo, hemos conseguido que la Vía e la Plata esté en la lista del Ministerio de Cultural para ser declarada por la UNESCO: “PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD”.

          Pero con la intención de arreglar un gran entuerto que está causando errores de interpretación histórica, incluso rayando el insulto a los que defendemos una amplitud de miras sobre este camino (acusándonos de que estamos: “falsificando la Historia”); este artículo que os presento pretende aproximarnos a la verdadera realidad geográfica de este camino. Intentaré resumir, aún así va a quedar larga mi argumentación, que es necesaria para fundamentar mejor mi exposición. Pido disculpas.


INTRODUCCIÓN.

          Perfilar los extremos geográficos de la Vía de la Plata no es tan fácil, hay que profundizar tanto en su dilatada Historia, como en el origen etimológico de su nombre y fenómeno territorial del mismo. De una forma metafórica-poética podríamos decir que este camino es como un gran árbol, con sus raíces y ramas, que ha conformado la ordenación territorial de gran parte del occidente peninsular, además de haber contribuido en la Historia española, europea y universal. Al respecto, la visión que algunos (con buena fe) tienen de este camino, es parcial; volviendo a la metáfora anterior, es como ver sólo la mitad superior del tronco mientras que la otra mitad inferior la ignoran, sin tener en cuenta que es precisamente esta mitad inferior la que le da significado y sustenta a la otra mitad. Intentaremos hacer aquí una breve reflexión sobre algunos aspectos que debemos considerar a la hora de tener una visión más integral y acertada de este fenómeno viario.